Es una sensación pasajera, pero bastante desagradable