El corazón de los astronautas reduce su tamaño, pero explican que el funcionamiento sigue siendo el mismo, incluso mejor en algunos casos.