Desde su salida hacia la órbita de la Tierra, había un sector de la comunidad científica que no le tenía fe al TESS.