Los cúmulos de galaxias pasaban desapercibidos para los telescopios de rayos X debido a su inmenso brillo estelar.