La aplicación propiedad de Facebook depende absolutamente de la publicidad para sobrevivir.