Sí, dentro del estómago tienes uno de los ácidos más fuertes que existen