El MIT ha creado ropa inteligente, que sirve para detectar los movimientos de una persona, ideal para deporte y centros asistenciales.