Desde hace unos años se promueve que es más saludable no comerlo pero, ¿es cierto?