Estos «genes zombis» se activan horas después de la muerte cerebral y permanecen estables durante al menos 24 horas.