Si no tenemos cuidado en cómo las tomamos los resultados pueden hacernos más mal que bien