Esa sensación de ardor en tu lengua es porque tu cerebro piensa que tu lengua se está quemando