Los datos que estudiaron los endocrinólogos norteamericanos siguieron un patron que reduce el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2.