El pasado influye en el futuro, pero ¿qué tal si pudiera ser al revés?