Los científicos del MIT realizaron simulaciones con ondas de ultrasonido y tuvo su repercusión en los picos del coronavirus.