En la vida hay dos tipos de personas: los que son team perros y los que son team gatos. ¿Cuál de los dos eres tú? Antes de responder, chequea bien los datos que muestra este estudio dirigido hacia los felinos. Quizás, después de entender el comportamiento de los animales domésticos, podrías tener una inclinación diferente.

Esta investigación tiene un argumento científico. No se trata de una simple encuesta realizada al azar. Expertos de la Universidad de Kyoto, en Japón observaron detenidamente el comportamiento de los gatos. En consecuencia, encontraron que no son capaces de diferenciar quien les ofrece un plato de comida.

En palabras escritas por el mismo estudio que reseña Daily Mail: los gatos podrían ser “demasiado ineptos socialmente”. Y hacemos énfasis en la palabra podría, debido a que no se trataría de apatía a los sentimientos. Sino que posiblemente, ese desinterés que vemos en los felinos, es que no entienden los comportamientos sociales.

Entonces, no tildemos al gato de traicionero. Es muy probable que no entienda lo que pase a su alrededor. A diferencia de los perros, que si te metes con su dueño, son más peligrosos que John Wick.

El experimento con los gatos

Para probar los datos que hoy expresan los científicos japoneses, hicieron un experimento sencillo con 36 gatos. Cada uno, por supuesto, llegó con su dueño. Los expertos colocaron a cada felino en dos dramatizaciones diferentes.

Gato sorprendido

En una de ellas, aparecía el dueño tratando de abrir un recipiente y dos personas a su lado. Una actuaba para ayudarlo y la otra persona se mantenía neutral. Mientras que en el otro escenario, una persona se negaba rotundamente a ayudar al dueño y la otra seguía actuando neutral.

Después, cada una de las dos personas añadidas le ofrecía comida. Entonces, dependiendo las preferencias del gato, se podría establecer un patrón de comportamiento.

Las elecciones de los gatos no demostraron que exista una diferencia. Simplemente iban a buscar la comida sin establecer un estándar en su elección.

Finalmente, los científicos señalaron que esto no quiere decir que un animal sea más leal que el otro. Puede ser que los gatos no entiendan las interacciones sociales y por eso actúan de esa manera.