El Sol cuenta con muchas capas, y según la composición química la más periférica es distinta a la más baja. Martin Laming, astrofísico del Laboratorio de Investigación Naval de Estados Unidos, teorizó con esto en 2004.

Pasaron 17 años para que se confirmara su teoría.

Observaciones combinadas de las ondas magnéticas del Sol desde la Tierra y el espacio han ayudado a esa confirmación. Las ondas, finalmente, son las que modifican la composición química.

“Es satisfactorio saber que las nuevas observaciones demuestran lo que sucede en la teoría”, apuntó Laming, en un comunicado del Laboratorio de Investigación Naval. “Es lo que en realidad sucede en el Sol”.

 

¿Cómo nacen las llamaradas solares?

La capa más externa del Sol es la corona, solo visible desde la Tierra durante un eclipse total. Toda la actividad en la corona es impulsada por el campo magnético del astro.

Así nacen las llamaradas solares, que son eyecciones de masa coronal, viento solar de alta velocidad y partículas energéticas solares.

Fotografías del Sol

Explica el astrofísico Laming: “Las mismas ondas, cuando golpean regiones solares inferiores, causan el cambio en la composición química. Esto lo vemos en la corona a medida que este material se mueve hacia arriba”.

“De esta manera, la composición química coronal ofrece una nueva forma de entender las ondas en la atmósfera solar. También nuevos conocimientos sobre los orígenes de la actividad solar”.

La teoría de Laming puede ayudar a predecir el clima solar y su vinculación con la Tierra.

 

Los materiales que conforman al Sol

¿De qué está compuesto el Sol? Según los científicos, un 91% de hidrógeno. “Pero la pequeña fracción está conformada por iones menores como hierro, silicio o magnesio, que dominan la salida radiactiva en rayos ultravioleta y X de la corona”, señala Christoph Englert.

Englert es jefe de la División de Ciencias Espaciales del Laboratorio de Investigación Naval de Estados Unidos.

Corona solar.

“Si la abundancia de estos iones está cambiando, la salida radiactiva cambia”, agrega Englert. “Lo que sucede en el Sol tiene efectos significativos en la atmósfera superior de la Tierra. Es importante para las tecnologías de la comunicación y radares que dependen de la propagación de radiofrecuencia de horizonte o Tierra a espacio”.

Para conocer más acerca de la confirmación de la teoría de Laming sobre el Sol, puedes ingresar en el siguiente link.