A pesar de que existen diferentes teorías que abordan la extinción de los dinosaurios, este histórico evento no se deja de investigar. Sobre este acontecimiento hay un nuevo estudio liderado por científicos de Harvard. En el mismo detallan que la desaparición de estas especies y otras tantas del planeta, no fue por un asteroide, sino por otro cuerpo espacial.

En primer lugar, estos científicos de Harvard mantienen la teoría del fuerte impacto contra el planeta. Además, reafirman que el choque fue donde hoy está Chicxulub, en la península de Yucatán, México. Sin embargo, nuevos datos estelares cambian el objeto que chocó con la Tierra.

La situación es así: estos expertos dicen que en lugar de un asteroide, lo que impactó con nuestro mundo fue un cometa. ¿No es lo mismo? Se preguntarán muchos y la realidad es qué no. Por lo tanto, vamos a dejar claras las diferencias. Todo con la intención de hacer comprensible lo que los investigadores intentan explicar.

¿Cometa o asteroide?

En una breve explicación realizada por Astro Afición, destacan que los cometas tienen una formación diferente a los asteroides. Los cometas están integrados de hielo, polvo, roca y compuestos orgánicos. En consecuencia, cuando se acercan al Sol reaccionan fraccionándose en varias partes. Asimismo, la fuerza gravitacional hace que ganen velocidad y son disparados para todas partes en el sistema solar.

Cinturon de asteroides

 

Mientras que los asteroides son elementos mucho más sólidos, compuestos de metales y rocas. Son mucho más estables y no sufren tanto las consecuencias de acercarse a la estrella masiva.

En este orden de ideas, la teoría dice que lo que impactó con la Tierra fue un objeto más pequeño que un asteroide, pero a una mayor velocidad. Algo que hizo sus consecuencias mucho más devastadoras.

El cometa fragmentado

Reseña el portal Study Finds que el cometa en su máxima extensión se originó en la nube de Oort. En la trayectoria de estos objetos se encuentran objetos masivos como Júpiter. Los campos gravitacionales los impulsan al Sol y es cuando ocurre la fragmentación demoledora.

En un evento de roce del sol, la parte del cometa más cercana al sol siente una atracción gravitacional más fuerte que la parte que está más lejos, lo que resulta en una fuerza de marea a través del objeto. Puede obtener lo que se llama un evento de interrupción de las mareas, en el que un cometa grande se rompe en muchos pedazos más pequeños. Y lo que es más importante, en el viaje de regreso a la nube de Oort, existe una mayor probabilidad de que uno de estos fragmentos golpee la Tierra”, es la explicación de Amir Siraj, uno de los líderes de la investigación.

La edad de los cálculos que realizaron sobre la separación de este cometa, es consistente con la edad de Chicxulub. Un dato no menor a la hora de teorizar sobre la extinción de los dinosaurios.