Son realistas. Aterradoramente realistas. Estos maniquíes son la sensación en Inglaterra, utilizados para realizar ejercicios de rescate.

Y además de realistas, son caros: cuesta 35 mil dólares cada uno.

Estos maniquíes son elaborados por la compañía Lifecast Body Simulation, con sede en el Reino Unido. Sus desarrolladores han trabajado en películas como X-Men y Rambo.

Carl, uno de los maniquíes más famosos.

Los detalles van desde los vellos en la nariz hasta las arrugas. Y no solo hacen figuras de adulto, sino de niños y ancianos.

Demasiado detallistas, aterradoramente realistas.

“Cada maniquí demuestra un realismo increíble y la más alta calidad”, señala la compañía respecto a su producto. “Todos están disponibles, con una amplia gama de opciones: bebés prematuros, recién nacidos, niños y adultos, jóvenes y mayores”.

 

Maniquíes tan reales que “se ahogan” como un ser humano

Carl es el maniquí más utilizado por los rescatistas. Es un hombre diseñado para imitar a una persona ahogada. Puede flotar como una persona inconsciente, hundiéndose parcial o totalmente.

Este muñeco cuenta con un mecanismo que reacciona cuando se sumerge en el agua, cerrando el conducto respiratorio a los pulmones. Su creación tomó dos años.

Organismos como la Royal National Lifeboat Institution y la Bristow Search and Rescue lo tienen a prueba en el Reino Unido.

“Esto significa que los equipos de rescate pueden ser entrenados para las habilidades que necesitarán en el mundo real”, apunta Paul McDonnell, del proveedor de equipos Ruth Lee.

La empresa de McDonnell trabaja con Lifecast Body Simulation.

“No hay otro maniquí que ofrezca el mismo nivel de fidelidad, realismo y autenticidad”, recalca Adam Khan, un paramédico citado por el Daily Mail.