Destruction AllStars es el nuevo caballito de batalla de Sony en la PS5, es un juego que toma muchos elementos de Fortnite, Overwatch, Rocket League y otros éxitos, tratando de convertirse en algo propio.

No es un secreto que este tipo de juegos por servicio son una mina de oro y que deben atraer a la mayor cantidad de gente posible con la difícil tarea de mantenerlos interesados en el producto. A la larga, deben generar comunidad y que siga existiendo contenido con el paso del tiempo.

Destruction AllStars

¿Pero de qué trata exactamente? Pongámoslo en las palabras más simples posibles: autos chocadores, y el que hace más daño gana. Sobre esa base se construyen elementos, como por ejemplo que puedes saltar de tu auto para cambiarte a otro mejor, o quizás esquivar un K.O justo a tiempo.

Hay cuatro modos: Mayhem, que es destrucción total y es el mejor. Gridfall, donde se van cayendo partes del suelo como en Fall Guys y es más estratégico. Carnado, donde recoges engranajes por la calidad de tus golpes y los debes entregar a un huracán en el centro del escenario y por último, Stockpile, donde recoges los engranajes, pero debes bajarte del auto y dejarlos en un pile para tu equipo. Es aburrido en comparación a los otros, no es genial que te fuercen a andar a pie en un juego de autos.

Gráficamente el juego es impecable. Su estética toma mucho de lo que hace Blizzard en materia de personajes, y en general la iluminación y partículas le sacan el jugo a la PS5 y todo en impecables y estables 60 cuadros por segundo.

Destruction AllStars

Sobre los 16 protagonistas que puedes elegir, son súper variados estéticamente pero en la práctica son balanceados. Cada uno tiene su propio auto que puedes invocar al jugar bien, con una habilidad única. A pie cada uno tiene su propio poder especial, pero no parecieran ser tan relevantes en esta primera etapa de desarrollo del juego, no me ha tocado ver que se les saque tanto provecho.

Destruction AllStars

¿Y la jugabilidad? Esto es lo más importante, obviamente, y es fantástica, se maneja muy bien, de manera entretenida y súper arcade, pero con espacio para aprender maniobras un poco más allá de lo común. A pie es como parkour y bastante agradable, aunque a veces siento que es más difícil de lo que debería volver a la acción.

He jugado unas 6 horas y hay dos cosas que me preocupan: lo primero es que el chat de voz de los 16 participantes se abre por defecto y no hay nada que hacer al respecto. Todos sabemos que la gente en línea puede ser súper tóxica y/o molesta. Además es innecesario si no es en equipo o no son tus amigos. Por cierto, la PS5 le da a todos un micrófono, porque el DualSense es uno. Esto se debería arreglar. Lo otro, es que no hay demasiada profundidad en el juego por ahora, incluso con microtransacciones para revelar un poco más del trasfondo de cada personaje, se siente un poco como un juego para jugar entre partidas de otra cosa, para botar un poco de rabia, quizás.

Ahora bien, estos títulos siempre están evolucionando y creo que hay potencial para algo enorme, y sería un golazo por parte de Sony, porque es de ellos. El éxito está en sus manos y la de los jugadores, que decidirán si Destruction AllStars se convierte en la próxima gran cosa o en algo pasajero.

Estará por dos meses como juego gratuito para los suscriptores de PS Plus, así que aprovechen de sumarlo a su colección.